Marie Kondo: El método que organiza el día a día

Marie Kondo: El método que organiza el día a día

Qué es el Método Konmari

Mi primera entrada de este blog… y justo hoy, para darte una idea más a añadir (si tan vacía creías que estaba) a tu lista de propósitos de Año Nuevo. Coge boli y apunta: Poner en orden mi hogar.

Y si eres de las que había decidido solicitar o interesarse en los servicios de una Organizadora Profesional (¡te felicito por la decisión!) para llevar a cabo esta súper tarea (sí, parece muy fácil, pero hacerlo bien tiene su miga) supongo que ya conoces a Marie Kondo, la archiconocida gurú del orden y referente para las que nos dedicamos a esta maravillosa profesión.

Bueno… pues partiendo de la base de que ya la conozcas, y por si no la conoces aun nunca viene mal hacer un post o los que haga falta sobre su método de organización, el cual ya ha dado la vuelta al mundo.

Marie Kondo, nacida en Japón, desde los 5 años descubrió y manifestó su pasión por el orden. Tardó varios años en crear un método de orden efectivo, estudiando el arte de ordenar a través de revistas y libros y aplicación de la técnica de prueba y error.

Típico es que cuando recibimos una visita en casa recogemos y “ordenamos” todo lo que nuestra percepción mixta de moral y caos nos dice que está ocupando un lugar que no merece: recogemos la ropa por el suelo de nuestro cuarto y la metemos en el armario; o agrupamos todos los papeles que hay en la mesa del salón en un montón, no importa si se mezclan y luego nos toca clasificarlos para encontrar el que necesitamos, pero de momento nos vale; porque hemos creado un estado temporal de orden para que nuestra visita sienta la impresión de que la casa está arreglada.

Esta forma de autoengaño consciente nos va a llevar siempre a un efecto rebote que revierte en un estado anterior de caos por utilizar un método superficial de organización. La buena organización debe aplicarse una vez de forma exhaustiva y ha de ser definitiva.

Esto nos lo enseña a través de sus libros Marie Kondo, que ensalza la organización como algo grande que hace que te sientas en paz con el espacio, y por tanto, da un giro radical a tu vida influyendo positivamente en tu trabajo y familia. ¡Simplemente desde el orden de tu hogar! ¿Suena genial no?

¿Y por qué el éxito de esta metodología?

He aquí la clave: porque el método konmari no es un conjunto de técnicas y reglas de descarte y ordenación de cosas, sino que es una guía que se centra en trabajar en un cambio de mentalidad y de hábitos, lo que yo llamo educar en el orden, para lograr un orden irreversible.

El método konmari es ya una filosofía del orden, que contempla el concepto de minimalismo, tendencia nacida también en Japón, basándose en el libro de Nagisa Tatsumi, El arte de tirar: cómo liberarse de las cosas sin sentimiento de culpa, en donde su autora nos enseña a perder el miedo a tirar las cosas que no nos aportan valor.

Así podemos concluir que los dos pasos para organizar según este método son:

  1. Desechar: solo guardaremos aquello que nos hace realmente felices y utilizamos.
  2. Ordenar de forma optimizada todo aquello que hemos decidido quedarnos

El primer libro de esta japonesa, La Magia del Orden, éxito de superventas, con cuatro millones de unidades vendidas y que ha cambiado muchas vidas. Mi gran descubrimiento en el año 2011, y quien me enseño que ser experta en orden podría ser una profesión.

La segunda parte, La Felicidad después del Orden.

El Método Konmari: por dónde empezar

Si te ha convencido todo lo anterior y ya has incluido como propósito de Año Nuevo poner en orden tu casa, aquí te dejo los tips o claves del método konmari para guiarte en esta labor.

  1. Ordena una sola vez, pero bien. Para Marie Kondo, el ordenar u organizar como consecuencia de un cambio de hábitos y mentalidad es una tarea especial (no confundir con la acción cotidiana de ordenar). Ten en cuenta que la tarea diaria de ordenar consiste en devolver cada objeto a la ubicación que tenía, pero la tarea de “ordenar en grande” es buscar esa ubicación definitiva de todo lo que no hemos elegido quedarnos.
  2. Despréndete de las cosas que no te hacen feliz. Aprender a combatir el apego a las cosas es quizá el proceso más esencial de esta tarea y a simple vista puede resultar costoso. Pero una organizadora profesional es experta en llevar a cabo esta labor con el cliente, ya que el primer paso de cualquier buen método de orden es siempre el descarte.

Usamos un 20% de todo lo que guardamos. Intentamos guardar todo sin deshacernos de nada. Eh, pero ahí está, por si acaso. Por el miedo a necesitar las cosas en un futuro o de no haberlas utilizado tanto como teníamos intención de hacer cuando las adquirimos. “La verdadera tragedia es vivir sin nada que nos proporcione felicidad y que no nos demos cuenta de ello”. Por tanto, desecha lo innecesario y conserva solo lo imprescindible que te haga feliz.

  1. Ordena por categorías y no por ubicación. ¡Básico imprescindible! Si intentamos organizar cada lugar por separado, nunca podremos conocer el volumen total de bienes que tenemos y, por lo tanto, nunca terminaremos. Para hacer esta fase bien es fundamental seguir este orden temporal de categorías:
  • Ropa
  • Libros
  • Papeles
  • Varios
  • Objetos de valor sentimental

¿El criterio de decisión según Mari? Que el objeto te haga feliz. 

  1. Busca la máxima simplicidad en el orden del espacio, logrando ver de un vistazo lo que tienes. Repito: organiza por tipología y frecuencia y no por ubicación. Te ayudará a localizar los objetos más fácilmente, a evitar objetos duplicados y también a llevar un control del volumen de todas las pertenencias. 

El lugar definitivo de una cosa no tiene por qué ser el primero que se le asigne, en algunos casos es una decisión sencilla, como en aquellos productos más categorizados, como la vajilla, y en otros casos, es una decisión de prueba y error, que finalizará cuando hayamos encontrado plena satisfacción con la ubicación que ocupa.

  1. Organiza del tirón. Planéate tus días para dedicar a cada categoría y completa tu objetivo de orden de ese día (por ejemplo, la categoría de ropa la puedes hacer en un fin de semana) hasta organizar todo el hogar. No lo dejes a medias; en caso contrario, al no ver resultados te desanimarás y no conseguirás nada.
  1. Almacenar no es organizar. Al almacenar no estamos eliminando cosas, solo las guardamos creando la ilusión de haber resuelto el problema del desorden. Si los lugares de almacén están llenos de cosas innecesarias no hemos organizado, y por tanto, nos conducirá de manera recurrente al desorden. La clave es almacenar las cosas que hemos decidido quedarnos tras haber completado con éxito nuestra fase de descarte.

Cuándo debemos aplicar el método Konmari

La mayoría de las personas comienza a aplicarlo cuando necesita un cambio en su vida, cuando hay algo que le agobia y que no le permite ser plenamente feliz.

Y es que se utiliza la organización del espacio para organizar nuestra mente y, por ende, nuestra vida, pues hay una demostrada “relación directa entre la organización física y la organización mental”. ¿Nunca te has puesto a recoger la habitación o tu mesa de estudio antes de un examen importante?

Beneficios del Método Konmari

Esta metodología tiene la gran ventaja de que se puede extrapolar: una vez que has puesto en orden tu hogar, puedes aplicar lo aprendido a otros espacios como tu oficina y a otros aspectos de tu vida como tu trabajo o tu familia.

“Orden es rodearte solo de las cosas que amas. Y con cosas, también me refiero a personas” Marie Kondo

Pepe Mújica decía: Vivo con lo justo para que las cosas no me roben la libertad. Tenemos que aprender a ser más minimalistas, a aprender a vivir con menos cosas materiales para saber disfrutar de las cosas importantes (que no son materiales). Y la primera fase para esto es la eliminación (primer paso del método konmari).

[…] Para tener libertad, también hay que tener tiempo. Este tiempo te lo da el llevar una vida organizada para poder dedicarte lo justo a tu espacio y a tus obligaciones y disfrutar del resto del tiempo con tu familia o contigo mismo/a.

El Método Konmari en la Cocina 

La cocina es uno de mis espacios favoritos a ordenar, pero también uno de los más complejos, ya que hay que tener en cuenta también la gestión de la nevera para evitar tener alimentos caducados.

# Primer paso: el descarte. Esta tarea te recuerda cuánto trasto tienes almacenado y que te está robando espacio en la cocina. Para realizar con éxito esta fase, primero, saca todo de tus armarios y pon todo a la vista.

Ordena por categorías (vajilla, utensilios de cocina, útiles de limpieza, almacenaje, pequeños electrodomésticos y alimentos).

Cuando tengas ya todo clasificado y a la vista reflexiona sobre el uso que le das a cada objeto:

–          ¿Por qué compré este objeto? ¿Ha cumplido su función?

–          ¿Lo utilizo mucho?

–          ¿Qué pasaría si no lo tuviese?

–          ….

Así conseguirás ir desechando poco a poco.

# Segundo paso: define un lugar para cada cosa. Lo normal, si es la primera vez que llevas a cabo esta tarea, es utilizar varios días para asignar el lugar adecuado de cada cosa, ya que de esta dedicación depende que el orden se mantenga solo. Así que, tómate tu tiempo en decidir para que luego sea sistemática la vuelta a su sitio.

Algunas pautas para este paso:

–          Agrupa por categorías y subcategorías: dentro de ellas, establece los diferentes criterios de ordenación (tamaño, color, forma).

–          Agrupa por frecuencia de uso: lo que más uses, colócalo más cerca. El objetivo, que todo sea fácilmente accesible ¡y guardable! Si complicas mucho el acceso a un objeto, te costará devolverlo y acabará en otro sitio, “desordenado”. Intenta que todo sea fácil de ver dentro de su lugar de almacenaje, ya que, si no lo ves, no lo usas. Por ejemplo, haz esto con los alimentos del frigorífico que están más cerca de caducarse para acordarte de comerlos a tiempo.

–          Busca la coherencia y la facilidad de uso: busca que el espacio que le asignes al objeto sea coherente con su funcionalidad. Por ejemplo, un tostador que utilizas a diario, quizá lo puedes dejar en la encimera o en la mesa de la cocina.

–          Minimiza el número de objetos a la vista. Así se llenarán menos de suciedad o grasa y tendrás que limpiarlos menos. Además, una encimera vacía da sensación de amplitud a la cocina.

–          Hazte un pequeño plano de ubicación o simplemente anota la ubicación de cada objeto en un folio y guárdala. Si ya lo has ordenado por (sub)categorías, simplemente anótala y sabrás dónde localizar todos los objetos de la familia ¡sólo con una palabra! Anota también cada pequeño cambio que hagas.

–          Revisa el resultado. Comprueba a final de semana si hay algún objeto que ocupa el lugar que no estaba asignado y reflexiona por qué. Quizá el lugar que le buscaste no era el definitivo y necesites reubicarlo de nuevo. Es una práctica de prueba y error, que ya digo, te debe llevar un tiempo.

El método Konmari en los zapatos

Los zapatos son un complemento especial que a muchas nos fascina, así que cada año renovamos nuestros looks con algún par de botas, sandalias o deportivas. Y esa ilusión por lo nuevo deja de lado a los zapatos de pocas temporadas pasadas que no habremos dado mucho uso, pero estamos seguros de que pocas veces más los usaremos, aunque no vamos a tirar porque aparentemente están bien. Así que, acumulamos y no tiramos.

Tenemos dos opciones: o esperar a que se vuelvan vintage y comprar otro armario para almacenarlos mientras, o empezar a aplicar el dicho: “las gallinas que entran por las que salen”.

Como yo no tengo espacio en casa para colocar otro armario zapatero, vamos a ver cómo aplicar el método de ordenación de Marie Kondo a nuestros zapatos.

# Primer paso: el descarte. Saca todos tus pares de tu zapatero y de tus cajas de almacenaje, que estén a la vista. Si estás en invierno, empieza primero a descartar por los zapatos de verano, ya que te será más fácil. Haz categorías, por ejemplo, por tacón, por color, por evento… Así sabrás qué cantidad de zapatos tienes para cada clase.

Comienza a deshacerte de los que menos te cuesten. Una primera criba no está mal.

Con la ropa de la misma estación, combina estilo con cada zapato y busca dos zapatos que encajen con los mismos outfits… ¿piensas que es necesario tener más de un par para esos outfits?

Así irás descartando poco a poco y ya verás más espacio en tu zapatero.

#Segundo paso: define un lugar para cada cosa. Al igual que en la cocina, deberás seguir estas pautas:

–          Agrupa por categorías y subcategorías: dentro de ellas, establece los diferentes criterios de ordenación (temporada, tamaño, tipo de tacón, color, forma).

–          Agrupa por frecuencia de uso: lo que más uses, colócalo más a mano, por ejemplo en el zapatero principal, o en la balda de abajo del armario. Y no olvides que todos deberían estar visibles dentro de su lugar de almacenaje, ya que, si no lo ves, no lo usas.

–          Anota la ubicación de cada zapato.

–          Revisa el resultado. Comprueba a final de semana si hay algún zapato que ocupa el lugar que no estaba asignado y reflexiona por qué. Es una práctica de prueba y error, que te debe llevar un tiempo.

¿Necesito una Home Organizer para aplicar el método konmari?

Si te preguntas si necesitarás los servicios de una experta del orden o lo puedes aplicar por tu cuenta siguiendo las instrucciones de Marie Kondo, siempre digo que se trata de una decisión importante a tomar, ya que es un proceso complejo, y si pruebas a aplicarlo por tu cuenta y fracasas corres el riesgo de desanimarte y no querrás saber nada de orden en mucho tiempo.

Desde mi experiencia, siempre recomiendo apoyarte en una Organizadora Profesional, al menos en la fase de descarte, que podría ser la más difícil, para que te oriente y además te ayude a clasificar las cosas que has decidido guardar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ponte en orden.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.webempresa.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://ponteenorden.com/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.